Blog - Qué es el Pánico en el buceo y qué hacer cuando se presenta en una inmersión

El pánico es un aumento repentino e incontrolable de la ansiedad y el miedo abrumador esto en ocasiones acompañada de pensamientos y comportamientos violentos irracionales.

Existen muchos factores que pueden conducir a un buzo al pánico: extravío de algún elemento de su equipo de buceo, condiciones meteorológicas adversas, una inmersión en un lugar desconocido para el buzo, la pérdida de su compañero de buceo bajo el agua en una inmersión.

Estudios referente al tema indican que un ataque de pánico es un periodo aislada de intenso miedo o malestar, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas que inician bruscamente y alcanzan su pico a los 10 minutos:

  1. Palpitaciones, palpitaciones cardiacas, o ritmo acelerado
  2. Sudoración
  3. Temblores o sacudidas
  4. Sensaciones de falta de aliento o sofocación
  5. Sensación de asfixia
  6. Dolor de pecho o malestar
  7. Náuseas o dolores abdominales
  8. Sensación de mareo, inestabilidad, mareo o desmayos
  9. Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (estar separado de uno mismo)
  10. Miedo a perder el control o volverse loco
  11. Miedo a morir
  12. Parestesias (entumecimiento o sensaciones de hormigueo)
  13. Escalofríos o sofocos

La mayoría de los buzos han experimentado al menos una batalla momentánea de ansiedad, es por esto que el reconocer las señales de alerta es el mejor método para desactivar de forma proactiva una situación de pánico, es obligatorio para todo buzo el estar preparado mentalmente de no perder el control, asegurando el regulador en la boca, controlar la flotabilidad y abortar la inmersión de una forma segura. Pero en el caso que el buzo está siendo abrumado por el pánico, lo mejor que puede hacer es dejar de hacer lo que está haciendo, tomar una respiración profunda y empezar a pensar en que es lo que está tratando.

Desgraciadamente una de principales causas de mortalidad en los buzos deportivos es el pánico.

La mayoría de los buzos que han experimentado una situación de pánico durante una inmersión han logrado controlarlo recurriendo a los procedimientos aprendidos durante su desarrollo como buzo.

No debemos descartar que no solo hay una situación de pánico dentro del agua, también hay situaciones de pánico antes de una inmersión y en las mayoría de los casos si esta situación no es controlada conlleva a que durante la inmersión pueda entrar en pánico. No se debe entrar al agua cuando se tiene algunos de los síntomas anteriormente mencionados.

Los buzos que presentan pánico antes de una inmersión son dos veces mas propensos a entrar en pánico en una inmersión  como los que no. Los alumnos que han demostrado un estrés elevado son propensos a tener una situación de pánico.

Como contrarrestamos esto?, todos estamos propensos a experimentar una situación de ansiedad que puede conducir a ser una situación de pánico, lo importante es saber el momento en que estamos en una situación de ansiedad y llevar acabo todos los procedimientos de seguridad indicados en los manuales de buceo, tenemos que seguir con nuestro desarrollo para ser mejores buzos, la práctica repetitiva en nuestros procedimientos de pre-imersión debe ser constante, pero sobre todo en uno mismo de tener conciencia de que nos puede pasar y cuando esto suceda nos va ayudar el haber sido un buzo responsable, de haber tomado todos los cursos necesarios para estar completamente preparado físicamente y mentalmente en responder con eficacia ante cualquier situación de emergencia que no conduzca a una fatalidad tanto para uno como para tu compañero. Usted tiene la última palabra.

 

Referencias: 

David F. Colvard, MD and Lynn Y. Colvard, PhD

Patricia Wuest

 

 

Comentarios: 0